Nuestra fe

En Hebreos 11:1 el apóstol Pablo dice:

«Es, pues, la fe la certeza de lo que se espera, la convicción de lo que no se ve»

La fe define lo que para nosotros es cierto y una convicción de vida. Esta es sin duda el mayor fundamento de la Iglesia de Jesucristo, a continuación, exponemos algunos fundamentos básicos de nuestra fe y convicción como congregación. No pretendemos exponer a profundidad cada uno de los puntos doctrinales, sino solo darte un panorama general de cada uno. Para conocer con mayor amplitud nuestros fundamentos doctrinales te recomendamos asistir a los demás cursos de la Estrategia de Crecimiento Cristiano de nuestra congregación, ahí podrás estudiar y comprender más a profundidad cada uno de los temas aquí mencionados.

 

Dios

  • Es Único (Deuteronomio 4:35; Isaias 44:6; 1 Corintios 8:6; 1 Timoteo 2:5).
  • En esencia habita en la luz inaccesible (1 Timoteo 6:16) y nadie le ha visto jamás (Juan 1:18).
  • Se manifiesta a los hombres en la trinidad (Mateo 28:19), estas tres personas son: el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo y estos son uno (1 Juan 5:7; Juan 10:30).
  • Es inmutable (Santiago 1:17).
  • Omnipresente (Salmos 139:7-11).
  • Omnisciente (Hebreos 4:13; Proverbios 5:21).
  • Omnipotente (Génesis 17:1; Éxodo 6:3; Apocalipsis 1:8; 4:8).
  • Es amor y fuego consumidor (Hebreos 12:29).
  • Dio a su único Hijo para que todos los que creyeran fuesen salvos por Él (Juan 3:16).
  • Es soberano (Judas 4).
  • Es inescrutable (Salmos 145:3).
  • Es Santo (Salmos 99:9; 1 Pedro 1:15).
  • Es eterno (Deuteronomio 33:27; Salmos 90:2).
  • Es fiel (Deuteronomio 7:9; Salmos 119:90).
  • Es bueno (Salmos 100:5; Jeremías 33:11, Nahúm 1:7).

 

El Padre (Jehovah)

  • Es el Creador de todas las cosas que hay en los cielos y en la tierra (Colosenses 1:16-17).
  • Hizo el plan de salvación (Juan 6:38-40; Efesios 1:3, 4:7).
  • Envió al Hijo, el Salvador del mundo (1 Juan 4:14).
  • Al creyente lo traslada de las tinieblas al reino del Hijo (Colosenses 1:13).
  • Establece las actividades que el creyente a de practicar (Deuteronomio 5:1).
  • Es Padre de los espíritus (Hebreos 12:9).
  • Es perfecto (Mateo 5:48).
  • Recompensa al creyente (Mateo 6:1-6; 6:18).
  • Está en los cielos (Mateo 16:17; 18:10).
  • Lleva al creyente a Cristo (Juan 6:37 y 10:29). 

 

El Hijo (Jesucristo)

  • En Él habita toda la plenitud de la Deidad [es Dios] (Colosenses  2:9).
  • Ejecuta el plan de salvación y se manifiesta a los hombres como el Salvador (1 Tesalonicenses 5:9).
  • Es Dios hecho hombre (Filipenses 2:6-8).
  • Está sentado a la diestra del Padre (Marcos 16:19; Hechos 7:56; Apocalipsis 3:21).
  • Es el verbo encarnado (Juan 1:1-2).
  • Vino a revelar al Dios invisible (Juan 1:18 y 14:9).
  • Es la cabeza de la Iglesia (Efesios 5:23).
  • Vino como hombre para destruir al diablo y sus obras (Juan 10:10; Hebreos 2:14; 1 Juan 3:8).
  • Establece ministerios para perfeccionar a los santos (Efesios 4:7-12).
  • Es el abogado que intercede ante el Padre para el perdón de nuestros pecados (1 Juan 2:1).
  • Es el único mediador entre Dios y los hombres (1 Timoteo 2:5). 
  • Es nuestro Apóstol y Sumo Sacerdote (Hebreos 3:1).

 

El Espíritu Santo (El Shaddai)

  • Es Dios (Hechos 5:3-4).
  • Aplica el plan de salvación, convenciendo al mundo del pecado, de justicia y de juicio (Juan 16:8).
  • Nos guía a toda verdad (Juan 16:13).
  • Realiza el proceso de regeneración del alma (Tito 3:5).
  • Es el vicario de Cristo (Juan 14:16; 16:7, Hechos 2:1-4).
  • Es el consolador (Juan 14:16).
  • Imparte dones (1 Corintios 12:8-10).
  • Es garante de nuestra salvación y redención, es el sello de todo nacido de nuevo (Efesios 1:13).
  • Guía para estar en la gracia y no bajo la ley (Gálatas 5:18).
  • Mora en el creyente (Juan 7:37-39; 1 Corintios 3:16; Romanos 8:9).

 

La Biblia (Palabra de Dios)

  • Es la Palabra infalible de Dios, que contiene el plan de Salvación para el hombre (2 Timoteo 3:15).
  • Es la palabra profética más segura (1 Pedro 1:25).
  • En ella se encuentra la vida eterna (Juan 5:39).
  • Es inspirada por Dios, viva y eficaz (Hebreos 4:12), útil para enseñar; redargüir, corregir e instruir en justicia a fin de que el hombre de Dios sea perfecto (2 Timoteo 3:16-17).
  • Se ha de escudriñar, vivir y enseñar a todos los hombres (Esdras 7:10).
  • Su interpretación es bajo la unción del Espíritu Santo (2 Pedro 1:19-21).

 

La Iglesia (Cuerpo de Cristo)

La palabra "iglesia" proviene del griego «ἐκκλησία» que significa "asamblea"; es decir, un grupo de personas que se reúnen alrededor de algún asunto, en este caso la salvación a través de Jesucristo. La iglesia no es un lugar de reunión, la iglesia tiene un lugar de reunión. Es la comunidad de todos los creyentes que han sido unidos por el lazo de la fe mediante la acción regeneradora y transformadora del Espíritu Santo. Es importante para el creyente integrarse a la iglesia e involucrarse en las actividades de la misma, provocando unidad entre los integrantes alrededor de nuestra esperanza, como la Palabra misma nos dice:

«...no dejando de congregarnos, como algunos tienen por costumbre, sino exhortándonos unos a otros, y mucho más al ver que el día se acerca» Hebreos 10:25.

El propio Señor Jesucristo estableció la iglesia del Nuevo Testamento como su agencia central para ganar almas y enseñar. En Hechos 2:47 encontramos:

«Y el Señor añadía diariamente a su iglesia los que hablan de ser salvados»

La iglesia está compuesta por todos los que han vuelto a nacer, creyentes como tú y yo, todos siendo miembros del cuerpo místico de Cristo, tal como lo declara el apóstol Pablo.

«Sometió todas las cosas bajo sus pies y lo dio por cabeza sobre todas las cosas a la iglesia, la cual es su cuerpo...» Efesios 1:22-23.
«Ahora bien, vosotros sois el cuerpo de Cristo, y cada uno individualmente un miembro de Él» 1 Corintios 12:27.

 

La Salvación

  • Es la Salvación un don irrevocable que Dios en su amor y misericordia da a los hombres que se arrepienten y se reconcilian con Él (Romanos 10:8-10; 1 Tesalonicenses 1:9).
  • La salvación es por gracia, por fe, y no por obras (Efesios 2:8-9) porque nadie puede redimir a su hermano ni dar a Dios su rescate (Salmos 49:7).
  • La iglesia no salva, solamente Cristo Jesús puede darnos salvación (Hechos 4:12).
  • Él, muriendo y derramando su sangre en la cruz del Calvario pagó el rescate por el hombre.

 

Bautismo en agua

Este es una declaración física de renuncia a nuestra antigua naturaleza, el ser sumergido en agua simboliza la muerte a la vida antigua., ser sepultado y el levantamiento a una nueva vida en Cristo. Romanos 6:4 dice:

«Por tanto, hemos sido sepultados con Él por medio del bautismo para muerte, a fin de que como Cristo resucitó de entre los muertos por la gloria del Padre,

así también nosotros andemos en novedad de vida.»

La palabra "Bautismo" proviene del griego "bapto" o "baptizo" que significa "sumergir" o "levantamiento con agua" y este debe ser realizado lo más pronto posible después de la conversión, ya que el ser bautizado es necesario para afirmar nuestra salvación.

«El que crea y sea bautizado será¡ salvo; pero el que no crea será condenado» Marcos 16:16

En Mateo 28:19 se nos dice que se debe bautizar "en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo" y en Hechos 8:36-38 se bautiza "en el nombre de Jesucristo", esto ha generado el debate al respecto de cuál será la manera correcta de bautizar. La respuesta a esto se encuentra en Colosenses 2:9 cuando dice:

«...toda la plenitud de la Deidad reside corporalmente en Él (Cristo)»

Al habitar en Jesucristo toda la plenitud de la Deidad, decir "en el nombre de Jesucristo" es lo mismo que "en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo"; ambas formas involucran la plenitud de Dios.

 

Segunda venida de Cristo y Arrebatamiento

Jesucristo mismo prometió que regresaría por su Iglesia transformada, por ello este gran evento es el acontecimiento más esperado por nosotros. La Iglesia genuina de Jesucristo será trasladada con poder, transformada a un cuerpo incorruptible, inmortal y celeste.

La primera Epístola a los Tesalonicenses 4:16-17 dice:

«Porque el Señor mismo con su voz de mando, con voz de Arcángel y con trompeta de Dios, descenderá del cielo; y los muertos en Cristo resucitaran primero.

Luego nosotros los que vivimos, los que hayamos quedado, seremos arrebatados juntamente con ellos en las nubes para recibir al Señor en el aire y así estaremos siempre con el Señor»

La tradición evangélica también ha llamado a este acontecimiento "Rapto", sin embargo, consideramos que no es el término más adecuado. Primero porque no aparece en la Biblia y segundo porque esta palabra define un acto que va en contra de la voluntad y en nuestro caso, no solo está en nuestra voluntad, sino que es nuestra máxima esperanza. Por ello nosotros lo llamamos "Arrebatamiento" (gr. «Arpazo») que consiste en ser tomados de una manera rápida y repentina. Este será un acto secreto (Mateo 24:44; 1 Tesalonicenses 5:2) que pasará desapercibido por la gente del mundo y también por los enemigos espirituales de la Iglesia (Apocalipsis 12:5).

 

Las 5 Solas de la Reforma

La Iglesia de Jesucristo Monte del Señor ha retomado los 5 principios y fundamentos doctrinales que dieron base y dirección a la llamada "Reforma Protestante o Reforma de la Iglesia" que como su nombre lo indica, tuvo como objetivo dar nueva forma a la iglesia que se encontraba desviada de los principios bíblicos y extraviada en opiniones e interpretaciones humanas.

Estos fundamentos bí­blicos fueron establecidos por la iglesia reformada para brindar seguridad y protección doctrinal a la misma en una época de confusión e ignorancia de las Escrituras. En la Iglesia de Jesucristo Monte del Señor creemos que estas verdades son absolutas, vigentes y aplicables a la iglesia actual pues fluyen directamente de lo único que no pasará, y esto es la  Palabra de Dios (Mateo 24:35).

 

Sola Scriptura (Solo la Escritura)

La Palabra de Dios es la máxima autoridad en materia de fe y práctica cristiana. Por tanto, nada que contradiga la revelación de Dios a través de su Palabra puede regular la vida del creyente (Gálatas 1:6-10; 2 Timoteo 3:16; 2 Pedro 1:3).

 

Sola Fide (Solo por fe)

La salvación solo puede ser recibida cuando ponemos nuestra fe en Aquel que murió por nosotros, excluyendo la posibilidad de que nuestras obras puedan contribuir en algo para este propósito (Efesios 2:8-9, Romanos 3:28).

 

Solus Christus (Solo Cristo)

La salvación se encuentra solo en Cristo, excluyendo así todo otro camino para llegar a Dios (Hechos 4:12).

 

Sola Gratia (Solo por Gracia)

La salvación es un don de Dios. Por tanto, es algo que el pecador recibe de forma inmerecida basada en los méritos de Cristo alcanzados durante su vida, muerte y resurrección (Efesios 2:8).

 

Soli Deo Gloria (Solo a Dios la gloria)

El propósito de la salvación que recibimos es glorificar a Dios; poner de manifiesto las excelencias o virtudes de su carácter (Efesios 1:4-6; 1 Pedro 2:9).

 

< Antecedentes | Nuestras reuniones >

Pagina de inicio

Acerca de

Iglesia de Jesucristo, hasta lo último de la Tierra...

Acceso

Contáctanos

  • Dirección: Av. Martín Carrera #227
    Col. Martín Carrera, Alc. Martín Carrera
    Ciudad de México

  • Telefonos: 57 57 94 10 y 11

  • Email: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Suscríbete

Registra tu correo para enviarte las últimas noticias...